17 de mayo de 2006

Emperor Tomato Ketchup



A Stereolab les gusta el cine experimental. Dedicaron un tema a Brakhage, el título de un álbum a Norman McLaren y su mejor disco al film Tomato Kecchappu Kotei (1971) del japonés Shuji Terayama. Amos Vogel ya mostraba la anarquía lúdica y moralmente confusa de este film en su libro Film As A Subversive Art. El papel de unos niños cuestionando las ideas pre-establecidas de una sociedad reprimida dan lugar a unas escenas sensuales, mágicas y perturbadas, que hoy darían mucho que hablar. Lástima que en la última sesión del Xcèntric sobre cine japonés se incluyera la versión de 27 minutos, cuando existe una versión ampliada de 72 minutos finalizada en 1992. A buen seguro que esta última de cuenta, en mayor grado, de la poesía surrealista, las imágenes latentes y las ideas revolucionarias de Terayama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada