3 de enero de 2008

Val del Omar, Alquimista




"Y, amigos míos, cuando se encanta, cuando se conquista, cuando se coacciona la libertad humana, sólo está justificado si existe un gran motivo poético y amoroso".

José Val del Omar

Ponencia "Dilema y poder. La técnica de conquista psico-fisiológica y el respeto a la intimidad del espectador". XIV Congreso Internacional de Técnica Cinematográfica de Turín (22 de septiembre-2 de octubre de 1961).
Citado en Román Gubern "Val del Omar, Cinemista". Granada. Los libros de la estrella, 2004.




Pase de la película Tira tu reloj al agua de Eugeni Bonet

13 comentarios:

  1. La Archivera de Sevilla1:40 a. m.

    Gracias Albert,
    vaya con la cita del granadino:
    “Y, amigos míos, cuando se encanta, cuando se conquista, cuando se coacciona la libertad humana, sólo está justificado si existe un gran motivo poético y amoroso".

    José Val del Omar

    Y lo leo y como estoy loca y obsesionada con el cine clásico que es el que da sentido a mi vida por la grandeza y pureza de sus personajes por mucho que me empeñe en buscar y experimentar, y me viene a la cabeza…

    El artista por encima del bien y del mal…
    Su vida es su obra y soledad…

    Acabo de ver El manantial de King Vidor,
    aunque mi preferida sobre el tema con la que lloro y siento lo sublime hasta rabiar es Cautivos del mal de Vincente Minnelli.
    Recomendada para todo ser egocéntrico, atormentado, idealista y amante del cine.

    ResponderEliminar
  2. Sabía que te arrebataría María, tanto como a mí la del artista, su obra y su soledad.
    Habrá que ver Cautivos del Mal y dejarse llevar por sus imágenes...

    ResponderEliminar
  3. La Archivera de Sevilla3:16 p. m.

    Y por Sunset Boulevard y sus ángeles caídos persiguiendo la eternidad.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5:56 p. m.

    La soledad del artista y otros clichés, así, pasados por la túrmix de los que insinúan que el arte tiene que ver con sangrías idealistas, arrebatos y otros escombros, me ponen malo. ¿Qué pasa, se creen que a los artistas no les gusta tener los pies calientes y que no les suba la tensión cuando arrancan a trabajar después de haberse tomado una manzanilla? ¿No sabe nadie, por ejemplo, que Maya Deren, icono del cine experimental, iba a misa los domingos y dedicó muchos años de su vida a la beneficencia, y que después de que su trabajo de antropóloga le revelase la importancia de la familia, pasó de hacer cine para casarse con un tío de Senegal exportador de café, al que el arte le dejaba frío?

    Lean, por favor, a Dubuffet y los escritos de la Deren.

    A. Fernández Mayo

    ResponderEliminar
  5. Ui qué buen rollo sideral!

    Qué divertido cuando la gente se enfada porque está en contra de los tópicos que rodean a lo artistas... Duchamp destrozó muchos de ellos y hoy todos lo celebramos, pero tanto puede emocionar una pintura expresionista de Pollock (con la visión romántica que conlleva) como tres sillas de Kosuth (minimalista y conceptual) o una galería vacía promovida por Klein.
    Que uno no sepa arrebatarse (emocionarse, entusiasmarse) por lo que se le presenta ya es otra cosa.

    "las velocidades se multiplicaban, Sevilla-Madrid pareció Venus-Plutón..."

    ResponderEliminar
  6. Anónimo10:06 a. m.

    el arte es un sucedaneo de la vida,
    todos preferimos la vida antes que el arte, pero a veces no podemos (o no sabemos) escoger

    laura

    ResponderEliminar
  7. Yo opto por la vida y luego el arte por extensión.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo6:50 p. m.

    ¿vida o arte?, ¿es que hay alguna diferencia?

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. john cage, joseph beuys, allan kaprow, george maciunas y algunos artistas fluxus más dieron con la misma conclusión...

    ResponderEliminar
  11. La Archivera de Sevilla2:44 p. m.

    Vivir la vida con arte y si se puede y el cuerpo y la mente lo aguantan dejar algo de ese arte para la memoria de los demás.
    Hacer películitas, escribir o cualquier entrega/obsesión creativa es gratificante para el alma pero muy sacrificado, son horas de calle y disfrute que se esfuman en soledad.

    ResponderEliminar
  12. verdades como puños, María!
    La cuestión es que no se esfumen, que las aportaciones artísitcas de uno -por pequeñas que sean- perduren en el tiempo, para "gloria" de los demás.
    Esta frase me ha salido un poco exagerada, pero más o menos es lo que pienso...

    ResponderEliminar
  13. M'encanta Val del Omar, vaya visionario y pionero!

    ResponderEliminar