14 de marzo de 2016

The Pirate Cinema – Nicolas Maigret




The Pirate Cinema es una videoinstalación del artista francés Nicolas Maigret que se puede visitar en la exposición Real Time, Arte en tiempo real, organizada por el Arts Santa Mónica de Barcelona. Esta muestra comisariada por Pau Waelder cuenta con un conjunto de obras contemporáneas preocupadas por evidenciar cómo se articulan los acontecimientos que suceden en tiempo real, analizando qué estrategias facilitan su representación y qué métodos permiten su comprensión. De este modo la decena de piezas expuestas tratan la inmediatez de los sucesos representados en los medios de comunicación y las redes sociales en relación al presente individual. La exposición cuestiona la noción de "tiempo real" planteando "cómo medimos el tiempo y de qué manera esta medida es relativa, aunque determina nuestra percepción de la realidad".

El contador digital que indica las horas, los minutos y los segundos que la obra ha sido percibida por algún espectador, a cargo de Guillem Bayo; el panel informativo que informa de cada uno de los vuelos que se producen en todos los aeropuertos internacionales del mundo, por parte de Martin John Callahan; y los diez metrónomos que calculan los ritmos de las ciudades en función del uso de las redes sociales en esos entornos urbanos identificados, creado por Varvara Guljajeva y Mar Canet, son algunos de los trabajos más brillantes y sutiles de Real Time. Pero entre todos ellos sobresale The Pirate Cinema. Tres pantallas de grandes dimensiones dispuestas una al lado de la otra, forman un tríptico donde se proyectan breves fragmentos de planos diversos. Son imágenes pixeladas de todo tipo de producciones audiovisuales internacionales que corresponden a algunas de las transferencias P2P, innumerables capturas de archivos compartidos online por miles de usuarios activos en todo el mundo, en tiempo real. Como indica Nicolas Maigret en su página web, este proyecto hace visible una actividad invisible como es la de descargar contenidos videográficos a través de plataformas como las que utiliza el sistema BitTorrent. Como consecuencia "the installation produces an arbitrary cut-up of the files currently being exchanged", demostrando el imparable intercambio de información digital que ocurre en internet. Las indicaciones escritas mostradas en los márgenes superiores de cada uno de los planos indican, fugazmente, los países de origen y destino de unos archivos cuyos datos han sido interceptados. Un programario que descarga los torrents visualizados, los proyecta y los elimina prácticamente al instante.

El caos sonoro y visual que se sucede incesantemente en la sala es una respuesta perpetua a la actividad del ciberespacio, que sitúa en primer plano los mecanismos de consumo audiovisual tras la consolidación tanto de los dispositivos digitales para registrar imágenes como de la existencia de la World Wide Web para la exhibición e intercambio de las mismas. La fragmentación de la representación y la imperfección de su resolución son dos de las cualidades principales de una videoinstalación que expone la imparable diseminación online de vídeos digitales. Lo hace para reflexionar sobre los usos de los internautas ante un escenario caracterizado por el continuo flujo de datos. De este modo el espectador de The Pirate Cinema puede entretenerse tratando de reconocer algunas de las imágenes mostradas –como el frame que muestra al personaje que interpreta Harrison Ford en Blade Runner (1982), que aquí ilustra esta entrada–. Pero también puede intentar hallar lógicas narrativas, más o menos coherentes, ante el despliegue de imágenes divergentes, percibir cierta musicalidad rítmica en su construcción o teorizar sobre cuestiones geográficas que evidencian el indudable dominio de las producciones cinematográficas estadounidenses sobre el contexto internacional. En este enlace se puede experimentar el ritmo frenético que propone la pieza, en esta ocasión sólo en su versión monocanal.




3 comentarios:

  1. Anónimo11:47 a. m.

    ¡Está realmente bien esta pieza! La vi también en Barcelona (es con lo que me quedo de la expo).

    saludos
    j.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sin duda era el trabajo más destacable de la muestra. Se ve que una de las actividades paralelas consistía precisamente en un directo de ese proyecto. Supongo que en la web de Nicolas Maigret se puede ver cómo plantea este otro formato.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Anónimo10:46 a. m.

    No sabía lo de la actividad paralela... habría sido interesante.
    Por cierto que en la muestra de su web se alude a contenidos que en la pieza de Barcelona parecían excluidos...
    saludos,
    j.

    ResponderEliminar