17 de diciembre de 2015

La Capsa ERNO – Espectro cromático




El domingo 20 de diciembre, día de elecciones, se presenta el segundo volumen del proyecto artístico La Capsa ERNO en el centro La Visiva de Barcelona. Esta publicación tridimensional incluye las obras de diversos artistas que han trabajado la noción de "Fin de fiesta" atendiendo las particularidades de las dimensiones de la caja donde se engloba. Para esta segunda caja –de edición limitada de 50 copias– se ha contado con la participación de Pere Llobera, Moira Franco, el colectivo Big Bouncers, Alba Suñé, Alicia Kopf, Oriol Pedregosa, Aleix Plademunt y un servidor. A continuación se muestran los detalles técnicos y las reflexiones escritas (insertadas en la caja VHS) producidas alrededor de la pieza Espectro cromático:

Espectro cromático (Color Spectrum)
Año: 2015
Formato original: super 8
Formato de exhibición: VHS
Duración: 3:30 minutos
Silente

Dirección: Albert Alcoz
Idea original: Blanca Viñas
Agradecimientos: Lucía Boned y Ariadna Pérez
Digitalización: Ochoypico
Dirección artística: Visionary Film
Productora: La Capsa ERNO

Espectro cromático muestra las idas y venidas de personas en un paseo marítimo. Múltiples exposiciones y filtros de colores transforman la filmación de las figuras humanas en presencias fantasmagóricas de tonalidades cromáticas variables. Son trayectos contemplativos documentados durante un atardecer dominical, son desapariciones graduales que simbolizan el fin de fiesta vital.

Presencias intangibles, formatos obsoletos

Espectro cromático es una filmación de poco más de tres minutos realizada con un carrete de super 8, con película de color reversible. Rodada a lo largo de toda una tarde, la pieza documenta el espacio profílmico seleccionado, intercambiando filtros de colores primarios y rebobinando fragmentos de metraje. Emulsionando dobles exposiciones y planos encadenados de cromáticas diversas se enfatiza el carácter matérico de un registro sistemático, indudablemente intuitivo.

Al filmar más fotogramas por segundo de lo habitual, el tránsito de los cuerpos capturados alcanza una cadencia pausada de tono melancólico. Esta temporalidad inusual invita a acomodar la propia percepción visual al compás de las imágenes, proponiendo una contemplación autorreflexiva. Ralentizando los movimientos se propone una disminución del ritmo percibido en la realidad para dirigir la atención sobre las fusiones puntillistas de los seres humanos con el paisaje. Son presencias intangibles que caminan sigilosamente o se desplazan suavemente sobre patines, monopatines, bicicletas y demás artilugios deslizantes.

A ese ir y venir lateral –de izquierda a derecha y de derecha a izquierda– se le suma otra dialéctica vertical hecha de existencias y ausencias que suceden dentro del encuandre. Al fundirse con el grano de la película, las representaciones de las figuras descoloridas encarnan un flujo vital de apariciones y desapariciones. La festividad identificada en el carácter distendido de la diversidad de acciones registradas contrasta con el poso taciturno de unas figuras que se desvanecen, por arte de magia, bajo una construcción fílmica que al final las oculta.

Simultáneamente, esta pieza silente alude a la obsolescencia de los formatos audiovisuales que participan de su proceso. La traslación de cine analógico a video digital y de este a video analógico supone un trayecto inconexo -–algo absurdo– de soportes fílmicos y videográficos que equidistan en un punto: la cinta VHS. Este artefacto de plástico incluye un material inicialmente filmado sobre celuloide, transferido posteriormente a código binario y resuelto en cinta magnética. Finalmente, Espectro cromático queda presentado en bucle al grabarse múltiples veces sobre una cinta videográfica cuya duración oscila entre los 30 y los 240 minutos.

Al concretarse como una pieza en VHS susceptible de reproducirse en loop en el monitor de televisión, el trabajo evoca tanto aquellas imágenes visualizadas tras el fin de emisión de la programación del tubo de rayos catódicos como las abstracciones inocuas del salvapantallas del ordenador. La dificultad por visionar cintas de VHS en la actualidad es un estímulo que invita a imaginar el devenir de los fotogramas de la carátula.


No hay comentarios:

Publicar un comentario