17 de noviembre de 2017

Festival Panoràmic Granollers – La noche inventada


Blanca Viñas

Entre el 21 y el 26 de noviembre se celebra la primera edición del Panoràmic, un festival que estudia la relación entre la fotografía y el cine en la localidad de Granollers. Los diversos espacios de Roca Umbert, Fábrica de les Arts, y la sala fílmica de la Assiciació Cultural – Cineclub de Granollers son los lugares donde sucederán las diferentes exposiciones y las proyecciones. Esta propuesta artística de Albert Gusi y Fidel Balaguer cuenta con el asesoramiento de diversos especialistas en prácticas artísticas contemporáneas como son Joan Fontcuberta, Jesús Vilamajó, Joana Hurtado, Fèlix Pérez-Hita, Andrés Hispano y Laia Casanova. Entre la amplia programación destacamos la exposición Mites i màscares. L'univers creatiu d'Albert Serra a través de les fotografies de Román Yñán; una selección de cortometrajes experimentales que parten del uso de la imagen estática a cargo de cineastas como Eugènia Balcells, Chris Marker, Eugeni Bonet, Harun Farocki, Martin Arnold o Virgil Widrich; y una jornada de proyecciones de documentales bajo el enunciado La Porxada Doc. La exposición colectiva La Térmica LAB es uno de los reclamos principales por la búsqueda estética y narrativa de las piezas de los diferentes artistas participantes. Daniel Pitarch, María Sánchez, Beatriz Ruibal, Alberto Valverde, Miquel Martí y Joan Tisminetzky son algunos de los creadores que incluirán obra reciente. En esta muestra Blanca Viñas y un servidor mostraremos un versión expositiva del work in progress La noche inventada. Esta contará con una selección de fotografías, un desplegable hecho de fotogramas y un film en super 8 de 12 min. mostrado en loop, en formato digital.

La noche inventada es un proyecto transversal que vincula la fotografía y el cine bajo parámetros fotoquímicos. La fotógrafa Blanca Viñas y el cineasta Albert Alcoz son dos artistas visuales que, a la hora de reflexionar sobre estas dos disciplinas, registran escenarios exteriores del ámbito urbano, enfatizando las propiedades analógicos del medio. Revelar las consideraciones matéricas de los soportes escogidos –carretes de 35 mm, carretes de super 8– es uno de los puntos de partida de un conjunto de paseos por los escenarios de la infancia y la juventud –el barrio de la Vall d'Hebron de Barcelona–. La filmación en blanco y negro documenta una práctica fotográfica en color caracterizada por la ruptura respecto a la noción de objetividad. El uso de múltiples exposiciones i otras técnicas experimentales demuestran la voluntad lúdica de unas imágenes que, a través de la multiplicidad de puntos de vista, sugieren aquello inefable de la memoria personal.






Blanca Viñas

No hay comentarios:

Publicar un comentario