2 de diciembre de 2007

Opina, que algo queda (en primera persona, sin malas intenciones)




Estoy en la ducha y le empiezo a dar vueltas al tema blog. ¿Qué sentido tiene? ¿Por qué un diario, si al final mi voz casi ni se aprecia? ¿Qué miedo hay en hablar de lo que a uno le rodea, en primera persona, con nombres y apellidos? ¿Qué problema hay, si al final tanto una película, una canción, un libro o el comentario de un amigo resultan esclarecedores para dar vueltas sobre uno mismo y la razón de su existencia? Recuerdo una frase de Ferran Ràfols acerca de Visionary Film: “…opines poc.” Asiento. Seis meses después, al comentarle mi incapacidad para leer novelas y limitarme a los ensayos, me habla de Vila-Matas. Pocos días antes Ignasi Llobera nombra la Historia abreviada de la literatura portátil, justo cuando pasamos por la galería de arte H2O, recordando su primera exposición portátil. En casa de mi hermana encuentro una copia del mismo, editada por Anagrama, para la colección Compactos. “No lo he leído” me dice. Me extraña porque lleva un año citando frases de Vila-Matas (a tort i a dret), tanto en cortoypego como en la vida diaria. Me lo llevo. Lo leo. Me engancha. Sesenta páginas en pocos minutos. Frases cortas. Comentarios directos, lúcidos y secos. Marcel Duchamp, Erik Satie, Aleister Crowley, Georgia O’Keefe, Tristan Tzara… Uno detrás de otro en sin solución de continuidad. Me deja perplejo tanta afirmación en voz de sus propios protagonistas. Aprecio sus obras, pero desconozco sus vidas. Incertidumbres y dudas razonables. ¿Es verídico o pura fantasía? Ni lo uno ni lo otro. Es una investigación sui generis sobre los shandys, expuesta con conocimiento, gracia y cierta frivolidad. Leo en la bibliografía que Tzara escribió Historia portátil de la literatura abreviada. Empiezo a entender el juego de referencias (o eso creo pensar). De la historia portátil a la abreviada, de la literatura abreviada a la portátil. Y de todo ello al cine. Porque de un modo u otro todos los nombres me llevan al cine: Crowley-Anger, Duchamp-Anémic Cinéma, George Antheil-Ballet Mécanique, Man Ray-Emak Bakia… Abro el último Cahiers, el de aquí. Leo el texto dedicado a Isaki Lacuesta. Fran Benavente es el primero en pronunciarse: “Las Variaciones Marker es una de sus mejores películas”. Sin ninguna duda, pienso. Aún sin llegar a alcanzar el por qué de esos (a menudo gratuitos) juicios de valor, confirmo con otra voz, lo que he sentido al ver su pieza -a editar por Intermedio-. Hace unos meses Elena Ortega me dice: “Te ha incluído en los agradecimientos”. Agradezco el agradecimiento (valga la redundancia) considerándolo un gesto de amistad y complicidad. Lo recuerdo cuando leo su nombre en los créditos finales, esta vez con su segundo apellido, Oroz. Una semana pendiente de un mail de Violeta –¿Stan Brakhage, Jim Shedden, Hilario Rodríguez, Nick Drake, NIF FIN?- y al final resulta ser un sms (a un desconocido): “Acabo de veure el teu nom”. Me hace pensar. Aunque muy bien no se el qué. Decido no contestar. Es Armand Rovira quien me dice que en el texto, Lacuesta habla de Oriol Sánchez junto a Matthias Müller. Lo busco y doy con ello. Oriol debería darse a conocer. Vuelvo a Marker y pienso en una reseña que escribí hace tiempo. En ella hablaba de La Chinoise de Godard (película que no he visto, gracias a los Cines Casablanca). Recuerdo la imagen que ilustraba el comentario y medito sobre el punto de vista, tanto el del festival, como el que me hace errar clamorosamente en una prueba de tiro al arco, a la que acudo por cortesía del C.I.C. un jueves por la mañana. La clave de mi error, pienso, está en el ojo que apunta. Por comodidad, ante la colocación del arco, debería ser el derecho quien orientara la flecha, pero la miopía y mi tendencia izquierdista (¿con qué pié chutas las pelota?), hacen que me decante por el ojo izquierdo. La confusión es palpable y la diana ni la intuyo. Todo ello me hace pensar en el tíulo escogido por el apartado Heterodocsias del Festival Punto de Vista de Navarra: La Mano que Mira. No consigo ver ninguna imagen clara con ese título, ni tan solo palparla (quizás es por ahí donde deba encaminar la pieza audiovisual con el móvil). El binomio Apercepción-Refilmación puede ser útil. Recuerdo que debo escribir un texto antes del miércoles para que se publique en el catálogo de Heterodocsias. Ojeo el del año anterior y percibo imágenes que yo mismo he escaneado (Cada Ver Es, Cuadecuc-Vampyr). Hay mucha confusión el los listados que ahí aparecen, y poco X Films (nada que ver con filmes X). Quiero acabar el texto. Pienso en los dos últimos post. No digo nada. Ya dicen mucho. La desaparición los engloba y los moldea. El mar como puerta al escapismo de Tacita Dean, el punto de fuga y la huida del poema de Edgar Allan Poe y el baptismo de Bill Viola (“quien nace empieza a morir”), cierran el círculo vital y el deseo de desconectar y partir. Huir. Bien lejos. Podría acabar aquí pero hay dos nombres que rondan mi cabeza insistentemente. Curiosamente, y crípticamente, remiten a la esperanza (verde) y al optimismo (positivo).


19 comentarios:

  1. Albert,
    tu blog es un paraíso para los amantes de la belleza y las hetorodocsias.

    Escapar… (larguísimo suspiro)

    Estás pillado por el Arrebato y el Kaspar Hauser hasta el tuétano, como Lacuesta, Tur, Escartín, yo…

    “Ten cuidado a la hora de perseguir tus sueños…
    podrías conseguirlos”.

    Leyenda de una de las piezas de mi videoinstalación Kiss the Fire.

    ResponderEliminar
  2. La única diferencia entre Albert Alcoz y él,es que él no es Albert Alcoz.

    ResponderEliminar
  3. gracias a los dos por los consejos, me desdoblaré y le consultaré las dudas a mi otro yo.

    ¿María ya dominas el móvil -parece una gameboy-?
    ¿Jorge vas de tour este puente?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. www.animalario.tv10:39 p. m.

    Ja ja ja ja

    el móvil de tan sofisticado que es me domina aún, yo tenía que haber nacido en los tiempos de la moviola.

    Ya he hecho copias de seguridad de todos tus posts en pdf, porque no sé descargarme webs, y así conservaré ese poso de sabiduría experimental (que te deberían editar algún día en papel del bueno), por si te da el brote psicótico y decides eliminar el blog,
    me pierdo los comentarios, pero más se perdió en Roma…

    LUST FOR ART
    LUST FOR LIFE

    ResponderEliminar
  5. Hola Albert,

    Yo sólo puedo decirte que he aprendido un montón con muchas de las entradas; más de una y de dos las tengo por ahí dando vueltas imprimidas y subrayadas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Tu blog es imprescindible. Opines o no.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo10:36 a. m.

    pues yo opino que se opina demasiado, así, en general

    noi, que m'ha encantat aquest post, m'agrada l'estil (perquè em recorda al meu?)

    però també m'agrada el teu estil, asèptic, concís, clar...

    i què dir de les fotografies? ets un cercador de la bellesa

    laura

    ResponderEliminar
  8. Frivolidad y consumo para un corazón desesperado.


    JAJAJAJAJAJAJAAJA

    ResponderEliminar
  9. www.animalario.tv10:48 p. m.

    La vida puede ofrecer algo más

    DIDOLA PIDOLA PON

    ResponderEliminar
  10. www.animalario.tv11:34 p. m.

    Cuando Dios le entrega a uno un don, también le da un látigo; y el látigo es únicamente para autoflagelarse.

    Truman Capote .

    ResponderEliminar
  11. UFFFFF
    ese fotograma de La Jetée...

    yo también me siento como él,

    algún día me arrancaré los ojos

    ResponderEliminar
  12. Gracias a la Archivera de Sevilla esta entrada va camino de convertirse en la más comentada del blog.
    Y yo que esto del narcisimo no lo acabo de ver claro. Ni Roberto (kinodelirio) tampoco...

    muchas gracias a todos por el soporte moral!

    saludos!

    ResponderEliminar
  13. www.animalario.tv4:23 p. m.

    Lo animal es tener un día un ego que nos reviente los huevos y al otro uno de ladilla frita en ZOTAL.

    Total que más da...
    nadie conoce a nadie
    y
    nadie hablará de nosotros cuando hayamos muerto

    ¿O sí?

    ResponderEliminar
  14. www.animalario.tv9:17 p. m.

    Qúé me gustaría un día poder gritar:
    "¡Viva el pueblo analfabeto!, ¡viva el niño y su esqueleto!",
    como decía el gran Pepito Bergamín.

    ResponderEliminar
  15. www.aniamalrio.tv12:48 a. m.

    ¡Ayyyyy
    qué compulsión framptoniana, angeriana, markeriana más tremenda!

    No me controlo Albert, y es que sacas un poco del "tomate" experimental y ya ves...

    ResponderEliminar
  16. jajaja cuanta lucidez!
    habrá que canalizarla mediante móviles de última generación.

    premio por haber identificado la imagen de una peli de Hollis Frampton (la de Marker era relativamente fácil).

    ResponderEliminar
  17. La Archivera de Sevilla10:47 p. m.

    jajaajaja,
    pues el premio a mi jeta fake,
    que no estoy tan puesta en el tema y aunque ya me he bajado a Frampton,aún no he tenido ni tiempo de verlo, con este stress production.

    El truco botón derecho guardar como y leo frampton.

    ¡Qué ganitas de ver tus pelis, sólo he visto la elefantiásica, y vaya fuerza plástica onírica, color powerrrrr!

    Llevátelas al Punto de Vista y cambiamos cromos.

    Feliz Apocalipsis!

    ResponderEliminar
  18. armadillo11:46 a. m.

    albert, estas muy guapo cuando te enfadas.

    ResponderEliminar
  19. Anónimo9:32 p. m.

    Estar en contra de la forma de vida actual, con todo lo que implica desafortunadamente, pienso es ignorancia. Acaso no has mirado qué hay ahí fuera, en el cielo, o has leído sobre genética por ejemplo, o nanotecnología. El camino y destino del hombre es imparable y debemos seguir recorriéndolo si no queremos desaparecer. Tener la suficiente inteligencia para crear máquinas, potentes ordenadores, etc...etc... tiene un objetivo único, sobrevivir. Por cruel que sea, las guerras han servido para evolucionar y seguir adelante en nuestra supervivencia. El sol tiene fecha de caducidad, tenemos un cinturón de meteoritos por vecino, tantos enemigos que hemos de espabilar, y rápido. Y todo lo que no te gusta y estás en desacuerdo es el precio a pagar.

    ResponderEliminar